Passiflora edulis

Descripción

Las pasifloras pueden ser plantas trepadoras de tipo herbáceas o bien ser bejucos leñosos con zarcillos hasta arbustos. Presentan hojas simples, alternas, de formas muy variables por ejemplo lobuladas o enteras, algunas veces con glándulas en la lámina de la hoja, incluso en ocasiones en el peciolo; también con estípulas presentes, algunas veces rápidamente caducas.

Por su parte, lo más atractivo y especial de este grupo de plantas, sin duda, son sus llamativas flores que son bisexuales o hermafroditas, caracterizadas por 3 brácteas pequeñas a grandes a manera de “hojas” en la base de la flor, o pequeñas y esparcidas sobre el pedúnculo; Así mismo siempre tienen 5 sépalos y 5 pétalos, ambos libres o unidos en la base, con los pétalos más delicados que los sépalos de igual o menor tamaño y alternando con estos; la flor se corona en una o varias series de filamentos libres o con filamentos unidos en un tubo; con 5 estambres y con anteras de 2 tecas.

En cuanto a sus característicos frutos, de igual importancia, tanto ecológica como económica, son en forma de bayas cilíndricas o esféricas y raras veces tipo cápsulas; que a su vez contienen numerosas semillas reticuladas o con estriaciones transversales y un arilo traslúcido, que es la parte comestible en algunas de las especies.

Etimología

El nombre de la familia y el género principal, Passiflora, tiene su origen en “flor de la pasión”, refiriéndose a la pasión de Jesucristo, ya que los antiguos exploradores vieron en la flor de algunas especies de este género, los elementos de la crucifixión. Para ellos, los zarcillos representaban los látigos, con los cuales azotaron el cuerpo de Cristo, la corona floral de colores morado y blanco, representaba la corona de espinas salpicada de sangre y el androginóforo, con sus tres estilos y estigmas capitados y cinco anteras, la cruz, los clavos y las cinco personas que acompañaron al Señor en su muerte. (Hernández & García, 2006; Escobar, 1988).

Distribución geografíca

La distribución geográfica de la familia Passifloraceae, es casi exclusivamente tropical y subtropical. Solo 4 de sus 22 géneros se encuentran en América. Pasiflora es casi endémica en el nuevo mundo y es el género más grande de la familia con cerca de 600 especies. En Colombia se conocen 184 especies de las cuales cerca del 35% son endémicas, es decir 65 especies, de las cuales la mitad se encuentran en la zona Andina. Adicionalmente, 24 de ellas son comestibles, lo que resulta un tanto paradójico, dado que en los mercados solo se consiguen 4 o 5 variedades.

Passiflora luxmarina

Ecología

La polinización generalmente se realiza por abejas, quienes son atraídas por los colores de la corola que suele tener un color que contrasta con los pétalos y sépalos o presenta listas de colores en círculos concéntricos, los cuales dirigen la atención del polinizador hacia el centro de la flor donde se encuentra ubicado el nectario floral. Especies visitadas por colibríes, en cambio, poseen flores en forma de tubo con una corona reducida, y generalmente son de color rojo, lo cual atrae a dichos polinizadores (Escobar, 1988).

Las hojas de las especies de las pasifloras han llamado la atención por su gran diversificación de formas. En muchas especies se presenta el fenómeno de heteroblastia, es decir, que las plantas jóvenes presentan hojas de formas diferentes a las maduras, y en otras especies presentan hojas polimórficas, o sea enteras y lobuladas en la misma planta.

Posiblemente esta variabilidad en formas foliares se deba a la presión selectiva que ejercen las mariposas de la tribu Heliconiidae las cuales, como larvas, son pestes específicas de las plantas de la familia, donde las hembras de las mariposas identifican los lugares de oviposición, no sólo por el olfato, sino también por la vista. Así, las plantas de un mismo hábitat serían menos seleccionadas como sitios de oviposición si no se parecen a las otras especies de pasiflora (Escobar, 1988).

Passiflora semiciliosa

Su importancia económica sobresale por los frutos comestibles de varias especies ampliamente conocidas y cultivadas; vale la pena aclarar que el mismo nombre común corresponde a una o varias especies, por ejemplo: la Curuba (Passiflora mixta, P. tarminiana, P. tripartita var. mollissima), la Granadilla (P. ligularis), la Badea (P. guadrangularis), el Maracuyá (P. edulis, P. flavicarpa), la Gulupa (P. edulis), la Chulupa (P. maliformis), la Granadilla de quijo (P. popenovii), el Maracua (P. alata), entre otras.

Adicionalmente, debido al alto número de animales herbívoros que atacan las hojas de estas plantas, a través de la evolución, las pasifloras han desarrollado un enorme número de metabolitos secundarios que les han ayudado a defenderse de sus depredadores foliares. Entre estos compuestos se encuentran numerosos flavonoides y compuestos cianogénicos, los cuales han demostrado utilidad taxonómica. Muchos de estos compuestos pueden ser tóxicos para el hombre y se han reportado intoxicaciones por el consumo de frutos inmaduros en los que se encuentra una mayor concentración de estos químicos (Hernández & García, 2006).

Passiflora mixta

Las curubas

Corresponden a las especies del subgénero Tacsonia, son todas andinas en su distribución, encontrándose entre 1.800 y 4.200 metros de altura, la mayoría posee una distribución geográfica muy restringida, lo cual ha contribuido a su rápida desaparición. Las flores son grandes hasta 17 centímetros de longitud, con un alargado tubo floral y no poseen fragancia. Los colores de las flores son de tonos rojos, anaranjados, rosados, lilas o morados. Esta morfología es apropiada para una polinización por colibríes y el más espectacular de ellos es el colibrí pico de espada, Ensifera ensifera. (L. Escobar, 1991)

Passiflora cremastantha

El arilo que recubre las semillas de las curubas, no solo es aromático y utilizado para hacer refrescos y postres, sino que también es alimenticia, ya que posee cantidades apreciables de vitamina A, vitamina C, y fósforo.

En la naturaleza se dan muchos híbridos espontáneos, encontrando excelentes frutos por tamaño y sabor, que se pueden aprovechar, recolectando esquejes y utilizando patrones de comprobada resistencia a enfermedades, como P. caerulea, o P. manicata, empleados como porta injertos.

Passiflora rugosa

Las granadillas

Las especies del subgénero Passiflora, se distribuyen en América Latina desde el nivel del mar hasta los 2.500 metros de altitud. Las más conocidas son: maracuyá, badea, granadilla, chulupa, gulupa, maracua y granadilla de quijo.

Las pasifloras tienen múltiples usos, los frutos son procesados en bebidas, dulces, cremas, helados, mermeladas, licores concentrados y también se consumen frescos. Otras especies tienen importancia como medicinales.

Así pues, hacemos un rápido abre bocas, en la gran variedad y riqueza de especies tipo enredadera o trepadoras, que presentan un enorme potencial como plantas ornamentales, bien sea por sus flores y atractivos follajes, o por sus apetitosos frutos. Se nos quedan en el tintero por el momento, otra gran cantidad de familias con estas formas de crecimiento, que igualmente presentan atractivos ornamentales y paisajísticos, esperando traérselas para próximas ediciones.

Passiflora alata

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito esta vacíoRegresar a la tienda